LAS FUNDICIONES

Las fundiciones, como los aceros, son en esencia aleaciones de hierro y carbono aunque, considerando el diagrama Fe-C, las primeras contienen una cantidad de carbono superior a la de saturación de la austenita a temperatura eutéctica.  Por tanto, el contenido en carbono de las fundiciones varía de 2 a 6,67%.

Sin embargo como los contenidos de carbono elevados confieren una gran fragilidad a la fundición, la mayoría de los tipos comerciales fabricados contienen una cantidad comprendida entre el 2,5 y el 4%.

La ductilidad de las fundiciones es muy baja, por lo que no puede laminarse, estirarse o deformarse a temperatura ambiente, no siendo la mayor parte de ella maleable a ninguna temperatura.

Sin embargo, funden fácilmente y pueden moldearse formas complicadas que usualmente se mecanizan después a dimensiones.

Tipos De Fundición

La mejor manera de clasificar las fundiciones es en función de su estructura metalográfica. 

Al estudiar los distintos tipos hay que considerar cuatro variables que influyen considerablemente en su formación, a saber: el contenido de carbono, el contenido en elementos de aleación e impurezas, la velocidad de enfriamiento durante y después de la solidificación, y el tratamiento térmico que reciben posteriormente. 

Estas variables determinan la condición y forma física del carbono.

El carbono puede encontrarse en la fundición combinado con el hierro en forma de cementita, o bien libre en forma de grafito. 

La forma y distribución de las partículas de carbono libre influyen considerablemente en las propiedades físicas de la fundición.

Los distintos tipos de las mismas son los siguientes:

Fundiciones blancas.

Fundiciones grises.

Fundiciones nodulares.

Fundiciones maleables.

Fundiciones en coquillas.

Fundiciones aleadas.